Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 17 de junio de 2013

De Como la Educacion Anulo mi Creatividad


 El Niño y la Flor

Una vez un niño fue a la escuela y era bien pequeño y la escuela era bien grande, pero cuando el niño vió que podía ir a su clase directamente desde la puerta de afuera, se sintió feliz y la escuela no le pareció tan grande.
Una mañana, cuando él hacía poco que estaba en la escuela, la maestra dijo:
—Hoy vamos a hacer un dibujo
—¡bien!— Pensó el niño y a él le gustaba dibujar y podía hacer todas las cosas: soles, leones, gatos, gallinas, vacas, trenes y barcos y tomó su caja de lápices de colores y comenzó a dibujar. Pero la maestra dijo:
—¡Esperen! No es hora de comenzar— y él esperó hasta que todos estuvieron listos.
—Ahora vamos a dibujar flores— dijo la maestra.
—Bueno— pensó el niño. A él le gustaba dibujar flores.
Y comenzó a hacer bonitas flores con lápiz rosa, naranja, azul. Pero la maestra dijo:
—Esperen, yo les mostraré como se hacen. ¡Así!— Y era una flor roja con tallo verde.
—Ahora sí— dijo la maestra —Ahora pueden comenzar.
El niño miró la flor de la maestra y luego la suya. Y a él le gustaba más su flor que la de la maestra. Y no reveló esto. Simplemente guardó su papel e hizo una flor como la de la maestra, roja y con el tallo verde.
Otro día, cuando el niño abrió la puerta de afuera, la maestra dijo:
—Hoy vamos a trabajar con plastilina.
—¡Bien!— pensó él. Y podía hacer todo tipo de cosas con plastilina: culebras, muñecos, elefantes, autos y camiones. Comenzó a apretar la bola de plastilina. Pero la maestra dijo:
—¡Esperen! No es hora de comenzar— Y él esperó hasta que todos estuvieron listos.
—Ahora— dijo la maestra —nosotros vamos a hacer una víbora.
—¡Bien!— pensó el niño. A él le gustaba hacer víboras y comenzó a hacer unas de diferentes tamaños y formas. Pero la maestra dijo:
—¡Esperen! Yo les mostraré como hacer una víbora larga —Ahora pueden comenzar.
El niño miró la víbora larga de la maestra, entonces miró la suya y a él le gustaba más la suya que la de la maestra, pero no reveló esto. Simplemente amasó la plastilina en una gran bola e hizo una gran víbora larga como la de la maestra.
Así luego el niño aprendió a esperar y a observar y a hacer las cosas como las de la maestra y luego el no hacía las cosas por si mismo. Sucedió que el niño y su familia se mudaron a otra casa en otra ciudad y el niño tuvo que ir a otra escuela. Esa escuela era mucho más grande que la primera, tenía rejas afuera y para llegar a su salón el niño tenía que subir escaleras y seguir por una corredor largo. Y justamente el primer día que él estaba allí, la maestra dijo:
—Hoy vamos a hacer un dibujo.
—Bien— pensó el niño y esperó que la maestra le dijera que hacer. Pero ella no dijo nada, apenas andaba por el salón. Cuando se acercó al niño ella dijo:
—¿Tú no quieres dibujar?
—Sí —dijo el niño—, pero ¿qué vamos a hacer?
—Yo no sé hasta que tú lo hagas— dijo la maestra.
—¿Cómo lo haré?— preguntó él.
—¿Por qué— preguntó la maestra —de la manera que quieras.
—¿Y de cualquier color?— dijo él.
—De cualquier color— dijo la maestra —Si todos usasen los mismos colores e hiciesen el mismo dibujo ¿cómo se podría saber quién hizo qué y cuál sería de quién?  
Entonces el niño comenzó a hacer una flor roja con el tallo verde. 

Fuentes: Los Derechos del Niño (Libro de la ONU)